jueves, diciembre 20, 2007

El título que quieras

Naces de mí.
No como un pie o una mano, no.
Naces de mí para convertirte en algo mío.
Somos como el número uno,
como la mitad del todo.
Escribimos hasta que no podemos más
Escúpimos palabras para ver qué pasa... y nunca pasa nada.
Otro silencio y te vas.
Otro estúpido día
para terminar donde las palabras se quedan cortas,
donde ya no hay nada que borrar.
Como verás, dentro mío no se está tan mal...

Texto precioso procedente de la voz más tierna que en tiempo he escuchado. Y que ojalá llegue lejos, muy lejos. Donde ella quiera. Es bonito leerlo, y más escucharlo.

2 comentarios:

maria* dijo...

¡Qué voz tiene Malevolia! :) El texto no sé por qué me ha recordado a alguna canción de Conchita, que por cierto, fue en tu blog donde la escuché por primera vez.

P.D: Me alegro de saber que has vuelto a escribir en tu blog. :D Gracias por el link.

Cecé dijo...

Personalmente me encantan estos textos así, que salen como sin querer, de dentro. Y si además van aderezadas con esa voz pues... mejor que mejor.

De nada Maria (en català, oi?), gracias a ti por pasarte ;)