domingo, abril 08, 2007

Naïve

Son las 6:26 de la mañana de este sábado santo que ya ha finalizado. Es decir, cuando acabe de escribir ésto, me acueste y mañana me levante, será domingo.

Lo bueno de poder escribir en este blog es que, quien me conoce, en el día a día, mis amigos y conocidos, no saben que soy yo quien lo escribe. Es bueno en parte porque así puedo decir todo lo que pienso como un mero anónimo, pero su lado menos bueno es que ellos quizá, nunca puedan entender el porqué de mis estados de ánimo, los cuales, y debido a sus altibajos, me hacen pensar muchas veces que no soy como el resto. O como la mayoría.

Me decía en uno de los pocos pero entrañables comentarios que recibo, Maria, que ella no perdía la ilusión porque era ingenua, porque era más joven y todavía no había perdido esa virtud o defecto, según se mire. Y yo, que muchas veces pierdo la ilusión por todo, como ahora cuando escribo estas líneas, soy el comandante general de la ingenuidad. No sé si está bien que yo lo diga, pero no pierdo por nada ese lado naïve que hace que me sienta muchas veces la persona más útil del planeta y otras como el más gilipollas.

Esta noche se le presentaba, a un servidor, como una gran noche, o cuanto menos, menos mala de lo que ha sido. En realidad, sé que son problemas secundarios, preocupaciones sin trascendencia, pero que en cualquier caso me hacen replantear siempre si la ingenuidad y la bondad no está hoy en día de moda, y por lo tanto dejarla de lado. Pero, evidentemente, no puedo. Me doy cuenta tarde de lo tonto que soy.

Salí del trabajo a eso de las once de la noche. Tenía dos opciones: ir con mis amigos de siempre (con los que suelo salir de fiesta cada finde) o una proposición que me atraía mucho: salir de fiesta con unas compañeras del trabajo. Me atraía, más que nada, porque hay una de ellas que me ¿gusta?. No sé. Gustar no es sinónimo de enamorar, pero gustar no me gustan todas. Quizá sienta algo por ella que podría desencadenar en un posible enamoramiento, siempre y cuando sea verdad que el amor exista. Pero a lo iba. Aunque mi cabecita me decía que con ellas no pintaría nada, mi corazón me gritaba que lo probase, que pocas veces iba a tener la ocasión de tenerla tan cerca. Y la suerte, o algo parecido, se alió conmigo. Uno de mis amigos me envió un sms y me dijo que, después de dos días de fiesta seguidos, se tomaban un kit-kat.

Guay, vía libre para salir con ellas y tener la ocasión de tenerla cerca. Yo, aunque quien no me conoce lo dudaría, soy muy cortado a la hora de ir a por quien me gusta. Máximo, en mis 20 años, lo habré intentado un par de veces. Una sin éxito y la otra con éxito efímero. La del éxito efímero fue no hace mucho. Fue la última chica a la que besé con el corazón. Fue la que me dejó en pedazos el corazón por ser un iluso, por ser yo.

Salgo del trabajo, me dirijo hacia mi casa: media hora andando para llegar a ella. Llego, enciendo el pc, entro en marca.com y veo que mi equipo ha perdido. Vaya mierda de forma de comenzar la noche. Me cambio. Me pongo guapo y me dirijo a casa de una de ellas, donde hemos quedado. Me pego un panzón de andar: unos 40 minutos.

Habíamos quedado en que cogeríamos un taxi e iríamos hacia la discoteca y que, para ahorrarme la caminata hacia la casa donde habíamos quedado, podrían coger ellas el taxi y venir a buscarme. Las llamo y me dicen que vaya. Y ninguna de ellas se acuerda que he trabajado ocho horas seguidas, que me tiro una hora entre ida y venida y que ahora andaré 40 minutos más. Y yo, como soy medio paleto para según que cosas, me callo, me pongo el mp4 y tiro para allá.

Por el camino empiezo a recordar lo mierda que es mi vida. No tengo casi nada de lo que alguien a mi edad tiene. Cuando salí del trabajo me encontré a un viejo amigo del instituto. El chaval no es muy agraciado ni cumple con los putos cánones de belleza que impone la sociedad, pero es majo de cojones. Me dijo que estaba esperando ¡a su novia!, que ya tenía carnet de conducir, y que ahora estaba peleando por sacarse el BAT, sí, eso que yo no tuve huevos de acabar.

La música que escucho no acompaña al positivismo, que digamos. Dentro de mí hay algo que me dice que no va a ser tan bonito como mi ingenuidad lo dibuja. Y, efectivamente, no fue ni la mitad de la mitad de la mitad que mi ingenuidad me había prometido que sería. Fue una mierda. Éramos seis, cinco chicas, entre ellas la que me ¿gusta? y yo. Ella y otras dos deciden ir al lavabo de la jodida discoteca a la que yo, por ser tío, he tenido que pagar por entrar, mientras que ellas lo hacen por la patilla. Ahí comienza mi calvario.

Efectivamente, no han ido al baño, han ido a dar vueltecitas por la abarrotadísima discoteca. Y yo, como tengo mucha imaginación, pienso lo peor: que se puede enrollar con alguno de esos babosos y cerdos que van a la disco en busca de sólo eso. ¿Para qué coño vengo pues, si no voy a verla, si no voy a estar con ella? Que tonto soy, con lo bien que me estaría en casa, tumbado en el sofá, viendo cualquier peli romántica, pienso.

Ella, para qué negarlo, es más rara que un perro verde. Te da una de cal (o millones de cal) y una de arena, lo que descentra por completo mis aspiraciones. Y más si soy un tipo creo que normal, con el que te ríes sin parar (hacer el tonto, utilizar juegos de palabras y eso, es lo mío), puedes hablar de lo que sea, no armo escándalos... no sé. Traducido sería que soy ingenuo y sobretodo muy soñador. Hoy en día se lleva lo de ser macarrilla, es lo que parece que les gusta: que les den caña, que sean malablaos...

Sin su presencia, en busca del baño, veo lo que nunca hubiese pensado que podría soportar ver. Presencio en directo cómo la última chica a la que besé con el corazón, de la que hablo un poco más arriba, se morrea con un tipo que es un calco de mí (al menos en lo físico) en mis narices. La ex en cuestión, por la que pensaba no sentir nada no me ve ni nada, pero en ese justo momento seguro que si salgo a la calle me atropella un coche. Una mierda, vamos.

Al final, y para ir acabando, nos encontramos con las chicas que se habían ido al baño después de una hora por lo menos y pillándolas saliendo de otro local, metiéndonos la excusa de que los baños de la discoteca en la que estábamos estaba a rebosar. ¿Y para eso te vas al de la discoteca del al lado? Hmm... Me toman por tonto y entonces yo ahí reacciono con mi fina ironía dejando caer alguna frasecita.

Después de una mini discusión vamos a otra discoteca y ya con las cinco, lo máximo que veo de ella, la que me ¿gusta? es su espalda y alguna mirada que no me concreta nada. Para más inri un tonto del culo se le acerca y en los labios de ella aprecio un "no quiero nada". Estuve a punto de ir y partirle en dos, pero me aguanté. Ella no sabe que siento algo por ella. Encima, luego vimos a ese mismo chico tirándole la caña a otras dos. Qué petardo. Después de ver la imagen de la ex con otro, ver a la chica especial con otro que a la primera lo consigue me hubiese provocado un ataque de algo. Pero bueno, al final lo único que hizo y que no encontré muy bien es que se hiciera una foto con unos desconocidos. Bueno, y que no me diera bola.

Ha pasado una hora desde que he comenzado a escribir, el alba me está saludando y yo voy a dejar esto así. Sólo quería escribir esto que siento, que cada vez me doy más cuenta que la gente sólo piensa en sí mismo, que no se para a ponerse en la piel del otro, que es cada vez más egoísta y que, por supuesto, desconocen el significado de la palabra naïve.

PD: Disculpad, a quien haya tenido el valor de leerlo, si hay alguna falta ortográfica, pero es que son las 7:31 y me voy a acostar que mañana (o más bien hoy), hay que volver a trabajar.

●• Cc´

7 comentarios:

maria* dijo...

Me siento bastante identificada contigo y sí que creo que la gente va cada vez más a su bola. Estas decepciones nos pasan por ser INGENUOS y pensamos bien de todo el mundo. Estoy empezando en pensar menos en los demás, lo que puedan pensar,etc. a ser yo como y cuando me apetezca y, ¿sabes qué? Da mejor resultado, aunque sea triste.

maria* dijo...

*"y pensar bien de todo el mundo"

maria* dijo...

uffff... He escrito esto rápido y no me he fijado para nada. ¡¡Está fatal!!Escribes mejor a las 7h15 que yo a las 17h00 xD

Carlos dijo...

Libro virtual Seductiva Mente. La seducción es un juego de la mente. Así que juega con tu mente... y con la de los demás.

Puedes bajarlo en
http://perso.wanadoo.es/ddragon/seductivamente.zip

Link interesante sobre seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/estsexo.htm

y lista de correo en
http://es.groups.yahoo.com/group/elartedelaseduccion/

Nikapi dijo...

Hola de nuevo!!
tú dices que eres el comandante de la ingenuidad... creeme... yo creo que te supero... debo ser la dios de la ingenuidad o algo así... jajaja
Me he sentido identificada contigo en esta entrada, yo también he tenido noches así en las que acabas pensando... que lexes hago yo aquí...
Pero bueno... supongo que de todo se aprende.
Sé que no nos conocemos de nada, sólo de haber leido alguna cosilla el uno del otro... pero me gustaría poder hablar más contigo... así que había pensado darte mi msn para que me agregues y hablemos por ahí... te parece bien??
Espero tu respuesta... si es afirmativa, te enviaré otro comentario dejandote la dire, y si es negativa, pues simplemente seguiré pasando por aquí para leer tus nuevas entradas.
Un besito y cuidate mucho, okis??
Ciao

Actor Secundario Bob dijo...

Pasaba por aquí para darte saludos del Tío Bob!

Crítico de blogs.

florynata dijo...

Yo creo que no eres ingenuo, que piensas con el corazón y sientes con la cabeza seguramente si. Creo que eres lo suficientemente inteligente para darte cuenta de como son las personas realmente y de echo lo haces.Yo no voto por el cambio, es bonito ser así, tener ilusiones y fracasos porque aunque los fracasos sean demasiados tu corazón siempre te dirá como tienes que reaccionar a ellos...sin embargo, la gente que piensa sólo con la cabeza, la gente egoísta y todas esas personas que nombras en tu post nunca serán capaces de afrontar un fracaso o de superarlo ni tampoco serán capaces de tener unas ilusiones tan hermosas como las que tu, o todas las personas buenas de corazón son capaces de tener.De ilusiones no sólo se vive, sino que también se sobrevive!!no dejes de tenerlas y no pienses, limitate a sentir.
(karolmka@msn.com) pa lo que puedas necesitar.Besotes